Gran obra del escultor sevillano Don Antonio Castillo Lastrucci en el año 1952, obra que se encargó para reemplazar a la antigua titular de la Hermandad, a su llegada a Ronda, todos los cofrades se quedaron maravillados, con la imagen de Nuestra Madre Consuelo de las Tristezas, pues no habían visto jamás semejante belleza y sencillez en una talla.

Nuestra Señora Consuelo de las Tristezas, es una talla de finos trazos de gubia, de belleza impactante y mirada al frente rogando consuelo, sabe la suerte que va a correr su hijo, lo cual le llena de tristeza y Don Antonio Castillo Lastrucci supo fijarlo en su talla.